Blog

¿Hay trabajo para los jovenes sin estudios?

Mejoras en la empresa

Trabajo en la construcción

En esta entrada queremos seguir hablando de la Reforma Laboral. Y lo haremos con una tipología de contrato que hemos tocado poco en anteriores entradas, que la gente no conoce demasiado bien, y que puede adquirir mucho protagonismo para salir de la crisis, pues hay muchos trabajadores jóvenes que dejaron sus estudios para trabajar y que ahora no tienen formación ni empleo. Nos referimos a los contratos formativos.

Este tipo de contratos se usan para formar al trabajador de una forma práctica, instalándole directamente en su puesto de trabajo. Hay dos tipos de contratos formativos: los contratos de trabajo para la formación y los contratos en prácticas.

Contrato de trabajo para la formación: se suele usar para trabajadores sin formación, o con formación inacabada, pues debe incluir formación teórica, que se impartirá siempre fuera del puesto de trabajo y durante la jornada laboral. Esta formación en ningún caso podrá ser inferior al 15% de la jornada máxima prevista, es decir, de unas seis horas semanales.

Son para jóvenes entre 16 y 25 años, y sin límite de edad para discapacitados. Su duración es de entre seis y veinticuatro meses, prorrogables a 3 años por convenio, o a 4 si son discapacitados. Y a su finalización, la empresa tendrá que expedir un certificado con la duración de la formación y el centro donde se haya realizado.

Con la Reforma Laboral, estos contratos tendrán una bonificación del 100% de las cuotas de la Seguridad Social mientras dure el contrato. Para ello, como vimos en otra entrada, es necesario cumplir ciertos requisitos. En nuestro caso, que estas contrataciones supongan un incremento del número de trabajadores de la empresa. Además, a la finalización del contrato, los trabajadores tendrán derecho a prestaciones por desempleo.

Contrato en prácticas: se usa para trabajadores que hayan terminado hace poco su formación teórica. Se ha ampliado el tiempo máximo para usar este contrato desde la fecha de finalización de estudios de cuatro a cinco años (a seis si es un trabajador discapacitado). El puesto debe permitir la adecuada puesta en práctica de los conocimientos adquiridos durante su formación teórica, es decir, estar acorde con ésta. Su duración es de seis meses a dos años. Y a su finalización, la empresa debe expedir un certificado en el que conste la duración, puestos ocupados y tareas realizadas.

El Equipo de e-autonomos
El Equipo de e-autonomos

LinkedInFacebookTwitter
USAMOS COOKIES

E-autónomos Portal Web, S.L. utiliza cookies propias y de terceros con las siguientes finalidades: funcionales, analíticas, publicitarias y sociales. Los datos se utilizarán para la elaboración de perfiles basados en hábitos de navegación del usuario y la personalización de nuestra publicidad online basada en sus gustos y preferencias.

Aceptar Configuración