Blog

Trucos para cuidar la imagen personal. Importante para tu negocio

Marketing

estilo, presencia, vestimenta, look, negocio

Utilizaremos una frase que nos dejaba Lucía Miralles en el taller online del pasado jueves 26, para comenzar con este artículo:

 

Solo hay una primera vez para dar la primera versión de ti

 

Estamos completamente de acuerdo con esta afirmación y por eso queremos dejar constancia de la importancia que tiene una buena imagen personal y cómo influye en tu negocio. La imagen es importante en cualquier lugar, es el reflejo de tu personalidad. Te proporcionamos algunos trucos para saber adecuar tu imagen.

 
1. ¿Qué es la imagen personal?

En primer lugar, ¿qué entiendes tú por imagen personal? La mayoría tendemos a pensar que la imagen personal solo es la vestimenta y el peinado, sin embargo va mucho más allá y es más importante de lo que puedes pensar. Es todo aquello que encuentras a primera vista en una persona, es decir, el movimiento de sus manos, su postura, su expresión, su tono de voz, y por supuesto también su vestimenta.

 

Sea lo que sea, sabemos que la primera impresión es fundamental, pero dejando a un lado las relaciones sociales, centrémonos en la relación laboral.

 

Un buen artículo no será completamente bueno si no va acompañado de una buena fotografía que resuma el contenido y un diseño atractivo, pues lo mismo ocurre con las personas. Tal vez lo que estés comentando sea muy interesante, pero si además lo acompañas con un aspecto agradable y limpio lograrás que la comunicación sea mucho más eficaz. Por ejemplo, el hecho de ir demasiado llamativo o llevar muchos complementos puede distraer la atención de quien tengas delante.

  
2. El truco perfecto: análisis del sujeto, el objeto y el contexto

No, no estamos hablando de lenguaje ni de sintaxis, el sujeto en este caso eres tú, tu empresa; el objeto son tus clientes y el contexto es el entorno donde se desarrolla la relación laboral.

Vamos a explicarlo con metáforas. Sabes que el logotipo de una empresa tiene la función de crear una asociación entre el nombre de la empresa y un dibujo, pues tu imagen es como un logotipo más de la empresa para la que trabajas. Pero esto no quiere decir que siempre debas ir hecho un pincel, con trajes y corbatas o con tacones y maquillaje. Todo depende del sector en el que se sitúa tu empresa (contexto), las personas a las que te diriges (el objeto) y el puesto que tú ocupas en la empresa (sujeto).

Pongamos que eres un alto ejecutivo que está sometido continuamente a reuniones con clientes,  inversores importantes, etc. Si analizamos los tres aspectos de los que hablábamos:

Sujeto. Un alto ejecutivo

Objeto. Clientes inversores importantes

Contexto. Reuniones

 

El resultado de la ecuación será una gama amplia de trajes y corbatas, un lenguaje cuidado y formal, gestos suaves y no muy cercanos y mucha pulcritud. Sin embargo, un dependiente de una empresa de informática, deberá llevar un aspecto cuidado, pero no tan formal, con un pantalón vaquero cómodo y un jersey es suficiente, un lenguaje sencillo para que sus clientes entiendan los tecnicismos.

Tal vez hace unos años fuera más complejo saber cómo vestir o cómo comportarse en cada ocasión, sin embargo, en la época en la que estamos no debes poner excusas, en internet puedes encontrar millones de consejos sobre cómo adecuar tu look y tu comportamiento a las circunstancias que tengas que afrontar. En cuanto a lo económico, si eres hombre, no debería ser complicado encontrar una americana y una camisa a buen precio y para las mujeres tampoco debería serlo comprar una blusa básica y una falda o pantalón sencillos.

 

3. Consejos

Un consejo a la hora de vestir. A veces las modas pueden jugarte una mala pasada. Actualmente, por ejemplo, en los hombres está la moda de dejarse barba, se ha extendido y cuando antes era llamativo ver a alguien con barbas prominentes ahora ya no lo es tanto. Debes tener en cuenta las modas y es bueno que te guste estar al tanto de lo último, pero es posible que ciertas modas no encajen en tu profesión.

Un consejo a la hora de moverte. Un truco fácil para moverte según la relación con tus clientes es la lógica inversa que se estudiaba en filosofía:

  • Cuanto más cercana sea la relación con el cliente menos distancia debes dejar entre vosotros. Cuidando el espacio e intentando no invadirlo con demasiada frecuencia, ya que podrías conseguir el efecto contrario y parecer demasiado cercano, un cliente siempre es un cliente y se merece un respeto.
  • Cuanto menos cercana sea la relación, más distancia deberás dejar. Aunque no viene mal que de vez en cuando te acerques, con movimientos sutiles, dando confianza.

Por último, no olvides que debes ser fiel a tu personalidad. No es lo mismo adecuarse que cambiar. Adecuarse es lo mismo que adaptarse, moderar algún comportamiento, mientras que cambiar es convertirte en algo diferente. Jamás deberías aparentar ser algo que no eres, además no quedará bien, porque no serás natural, tan solo es necesario modificar algunos hábitos para mejorar, ser más convincente y más eficaz en tus relaciones de negocios.

 

 

El Equipo de e-autonomos
El Equipo de e-autonomos

LinkedInFacebookTwitter
USAMOS COOKIES

E-autónomos Portal Web, S.L. utiliza cookies propias y de terceros con las siguientes finalidades: funcionales, analíticas, publicitarias y sociales. Los datos se utilizarán para la elaboración de perfiles basados en hábitos de navegación del usuario y la personalización de nuestra publicidad online basada en sus gustos y preferencias.

Aceptar Configuración