Blog

Si no cobro las facturas por impago, ¿qué puedo hacer?

FiscalLegal

Facturas impagadas

A muchos autónomos les ha pasado tener facturas impagadas que han reclamado en varias ocasiones y que parece que finalmente el cliente no va a pagar. Si te ha pasado, sabrás que en este momento se te juntan dos problemas: la factura va a quedar sin cobrar, y, como el ingreso ya estaba contabilizado, vas a tener que tributar a Hacienda por esos beneficios inexistentes. Te contamos a continuación qué puedes hacer.

1. Requisitos para deducirte la deuda

No te agobies, no todo está perdido, te queda aún una esperanza de subsanar en parte esa pérdida. Hacienda te permite la deducción de la deuda como gasto cuando concurren determinadas circunstancias:

  • Que hayan pasado seis meses desde el vencimiento de la obligación.
  • Que el cliente deudor esté declarado en situación de concurso.
  • Que el cliente deudor esté siendo procesado por un delito de alzamiento de bienes.
  • Que la deuda haya sido reclamada judicialmente o sea objeto de procedimiento arbitral, de cuya resolución dependa el cobro.

Simplemente con que se dé una de estas circunstancias ya se puede deducir el importe impagado como gasto. Es decir, si el cliente está en situación de concurso, por ejemplo, este gasto es deducible aunque no hayan pasado seis meses desde el vencimiento de la obligación.

2. Excepciones a la norma

Pero como toda norma, tiene su excepción. Hay determinadas circunstancias en que, aunque se cumplan los requisitos arriba indicados, no podrás deducirte este gasto. Estas circunstancias son las siguientes:

  • Si la deuda está afianzada por entidades de derecho público o de crédito.
  • Si la deuda está garantizada mediante derechos reales o mediante un seguro de crédito o caución.
  • Si has renovado la obligación de pago con el cliente. Tendrías que esperar a que vuelvan a pasar seis meses sin cobrar desde el nuevo vencimiento.

3. ¿Qué hacer en caso de impago?

Antes de nada, es muy importante que indiques en tus facturas el modo y el período de pago. Te recomendamos que el período no sea mayor a 60 días, para así tener un margen para actuar.

  • Lo primero que debes hacer es contactar con tu cliente y ver si había algún tipo de error o malentendido. ¡No pienses lo peor a la primera!
  • Puede que tu cliente te diga que puede pagar la factura, pero ahora mismo le falta liquidez. Intenta darle facilidades de pago, por ejemplo, pacta un pago a plazos de dicha factura o intercambio de servicios en vez de dinero.
  • Existen casos en los que los clientes actúan de mala fe, es decir, no tienen intención alguna de pagarte. Si prestas tus servicios a través de internet o se trata del envío de un producto que aún está en proceso, puedes cancelarlos y de esta forma bloquear el acceso a ellos por parte de este cliente, avisándole en todo caso de ello. Si las cantidades son importantes, ponlo en manos de abogados, porque cuando alguien no actúa de buena fe es muy difícil hacerle cumplir sus obligaciones sin la intervención judicial.

Artículos relacionados

Mi cliente no me paga, ¿qué hago?

Pago de facturas mediante pagaré

Cómo salir de la lista negra de morosos

El Equipo de e-autonomos.es
El Equipo de e-autonomos.es

LinkedInFacebookTwitterYouTube