Blog

Cómo evitar la financiación perjudicial para tu empresa

Financiación perjudicialConseguir financiación para una empresa no siempre es una tarea sencilla. Constantemente la banca endurece los criterios para la concesión de préstamos. De hecho, si ya has pedido algún crédito para tu empresa, te habrás dado cuenta que para poder conseguir financiación casi hay que demostrar que no la necesitas, algo paradójico, ¿verdad?

Con la intención de evitar una situación que ponga en riesgo la estabilidad y crecimiento de la empresa, la lectura de este artículo te ayudará con algunos consejos para prevenir la financiación perjudicial.

Evita el crédito a través de los socios

No hay una financiación más perjudicial que cuando la financiación la piden los socios en lugar de la empresa. Este procedimiento se suele usar en los casos en que la empresa está bastante endeudada y el banco no quiere asumir riesgos con la empresa. Sin embargo, fiscalmente no es una buena solución, veamos por qué.  

Cuando se toma esta medida se procede de la siguiente manera:

  • Uno  de los socios, el más solvente, solicita a título personal el crédito que su empresa necesita, y le presta el capital a la empresa.
  • Este socio se convierte en acreedor financiero de la empresa.
  • La sociedad entrega al socio cada mes el importe de la cuota del préstamo (lo que corresponde a capital más intereses) para que éste haga el pago correspondiente de su crédito personal.
  • Los intereses entregados por la sociedad al socio se incluyen como ingreso en la renta del socio. Sin embargo, los intereses que el socio paga a título personal por la financiación no es gasto deducible en IRPF.

Así pues, el socio estaría tributando por el cobro de unos intereses que al pagarlos no los pude considerar deducibles. Por eso, es mejor, desde el punto de vista fiscal, conseguir que la empresa solicite la financiación directamente.

En las pólizas de crédito utiliza, al menos, la mitad del dinero solicitado

Otro consejo es que, si llegas a conseguir una póliza de crédito, debes tener en cuenta que si no utilizas al menos la mitad del dinero solicitado, el banco pondría poner impedimentos posteriormente para renovarlo. Por ejemplo, en caso de querer renovarla, el banco podría reducir el límite de la póliza, algo que no hubiera ocurrido si se hubiera utilizado todo el importe.

Por lo tanto, si ves que no vas a utilizar de momento mucho la póliza, puedes cargar a esa cuenta los pagos a proveedores, o las nóminas, por ejemplo. Así, aunque tendrás que pagar más intereses por disponer de más capital, el banco no podrá restringir límites posteriores por falta de utilización, por lo que será más fácil la renovación de la póliza.

Mira al banco como tu socio más importante

El banco es el mejor socio crediticio que cualquier empresa puede tener. Cuenta con el dinero que una empresa necesita  y no quiere acciones de la empresa a cambio. Eso es una gran ventaja.

Sin embargo, hay que saber qué es lo importante  para el banco a la hora de aprobar un crédito. Por ejemplo, hay que tener un plan de negocio claro y realista para que entienda en qué área se utilizará el dinero.

Por otro lado, es importante que los principales socios cuenten con un buen historial crediticio. Esto dará idea de una buena administración del dinero para el negocio. Además, el banco hará muchas preguntas respecto al modelo de negocio que se tiene. Hay que estar abierto a responder todas sus preguntas y a que conozcan a fondo el funcionamiento del negocio.

 

Gabriela
Gabriela

Gestión web.
Responsable de relación con el cliente.

LinkedInFacebookTwitterYouTube
USAMOS COOKIES

E-autónomos Portal Web, S.L. utiliza cookies propias y de terceros con las siguientes finalidades: funcionales, analíticas, publicitarias y sociales. Los datos se utilizarán para la elaboración de perfiles basados en hábitos de navegación del usuario y la personalización de nuestra publicidad online basada en sus gustos y preferencias.

Aceptar Configuración