Blog

Si te desbordan los proveedores, ten cuidado

Ideas y Novedades

Pila de papeles

En esta época en que debes mirar por todos los gastos de tu actividad profesional o negocio, es muy normal que quieras prescindir de determinados contratos de servicios con otras empresas o profesionales. Bien porque no te hagan falta debido al bajón de demanda, bien porque lo consideres un gasto superfluo del que puedas prescindir. Pero antes de hacer nada debes mirar bien la fecha en que finaliza el contrato, porque si no, podrías incurrir en más gastos de los que prevés.

Cuando se rescinde un contrato antes de que finalice, si no se hace de mutuo acuerdo, tu proveedor puede demandarte para recibir una indemnización por los daños y perjuicios derivados de la rescisión de dicho contrato. Estos daños podrían ser por comprar el material con que iban a prestarte el servicio; o los gastos del personal que habían contratado para hacerlo, y que si son despedidos demandarán a su vez una indemnización, originando más gasto; o incluso los derivados de prestaciones a otros clientes que no hubieran podido aceptar por no afectar al contrato que mantenían contigo.

Así pues, lo primero que debes intentar es rescindir el contrato de mutuo acuerdo, pactando con el proveedor las indemnizaciones o compensaciones que os parezcan bien a los dos.

Ahora bien, si no os ponéis de acuerdo, lo más normal es que el asunto llegue a los tribunales. Normalmente se fija una indemnización de aproximadamente el 15% de los importes que hayan quedado sin pagar o que no vayan a pagarse contando hasta la finalización efectiva del contrato. Por ejemplo, si tenías un contrato hasta diciembre de 2010 y lo rescindes ahora en julio de 2010 tendrás que pagarle el 15% de las cantidades pactadas con él hasta diciembre de 2010.

No obstante, cuanto menos tiempo quede para la finalización efectiva del contrato, los jueces pueden dictaminar un porcentaje más alto, como por ejemplo del 30% o más.

Para ahorrarte todos estos gastos imprevistos, o minimizarlos todo lo posible, hay una solución. Cuando firmes un contrato con algún proveedor o prestador de servicios por un tiempo predeterminado a priori, puedes incluir una cláusula por la que puedas prescindir de sus servicios avisándole con un determinado margen de tiempo. Pero ten en cuenta que este plazo tienes que cumplirlo, porque de lo contrario tendrás que pagar una indemnización igualmente. La ventaja es que sólo tendrías que pagarla por las cantidades pactadas a pagar durante el plazo de preaviso incumplido.

El Equipo de e-autonomos
El Equipo de e-autonomos

LinkedInFacebookTwitter
USAMOS COOKIES

E-autónomos Portal Web, S.L. utiliza cookies propias y de terceros con las siguientes finalidades: funcionales, analíticas, publicitarias y sociales. Los datos se utilizarán para la elaboración de perfiles basados en hábitos de navegación del usuario y la personalización de nuestra publicidad online basada en sus gustos y preferencias.

Aceptar Configuración